El gigante se alía con la compañía de satélites Iridium para llegar a todo el mundo y saltar de la televisión, el ordenador y el móvil a todos los electrodomésticos, vehículos y máquinas.

No contenta con acaparar la mayoría del comercio en Internet a través de los ordenadores y dispositivos móviles, la multinacional Amazon sigue dando pasos de gigante en otros campos y ahora se ha empeñado en llegar a un mayor número de usuarios a través de cualquier máquina.

Y es que Amazon ha anunciado en la conferencia re:invent de Las Vegas sus planes para crear una red de al menos 12 estaciones que usarán para transmitir información.

Esta red de satélites estará repartida por todo el mundo, y también crearán las AWS Ground Stations, unas estaciones que serán las encargadas de enviar y recibir los datos.

diagram_astra_how-it-works-amazon

Con dos antenas instaladas en cada ubicación de AWS Ground Station, puede descargar datos satelitales a 24 antenas de AWS Ground Station en todo el mundo y usarlos rápidamente. Con la red global de antenas de AWS Ground Station y la programación satelital fácil y simple a pedido, puede descargar sus datos satelitales mucho más rápido y cuando lo necesite, sin demoras significativas debido a retrasos y conflictos en la programación de la antena.

AWS Ground Station

Amazon apuesta por las conexiones vía satélite

Aunque no será una red para ofrecer Internet a nivel mundial como va a hacer SpaceX con Starlink, Amazon sí que va a permitir a sus clientes de AWS alquilar el acceso a estos satélites.

Gracias a ello, empresas que no tienen los recursos financieros para operar su propia infraestructura de satélites podrán hacerlo con esta nueva red, de la misma manera que AWS permite tener una estructura de servidores mediante alquiler en lugar de tenerla en la misma empresa, algo que sólo pueden permitirse unas pocas empresas.

Esta estructura abre la puerta a poder enviar contenido en tiempo real por todo el mundo, como conciertos, datos del tiempo, fotos satélite de distintas partes del mundo, analizar catástrofes naturales como incendios o inundaciones, etc. Actualmente ya tienen operativas dos estaciones base en tierra, y el resto estarán en funcionamiento a mediados de 2019.

Las 12 estaciones que planean crear estarán repartidas por todo el mundo, y los clientes irán pagando en función del tiempo de conexión minuto a minuto, pudiendo pagar los minutos en bloque para que salgan más baratos. Además, podrán procesar los datos usando los propios servicios de AWS para cosas como analítica, y luego volver a enviarlos o almacenarlos.

Trabajarán en consonancia con AWS

Estas estaciones base tendrán vías de comunicación directa con los servidores de AWS, y utilizarán las antenas Verge de Lockheed Martin para comunicar las estaciones base con los satélites y capturar múltiples canales de datos en lugar de usar las antenas parabólicas tradicionales. Posteriormente, reconstruirán en la nube los datos que reciben.

La reducción del coste en las conexiones satelitales es el principal objetivo de esta red. De cara al futuro, Amazon habla de que podría llegar a implementar pequeñas estaciones en tierra unidas a grandes antenas parabólicas, lo cual ayudaría a facilitar las conexiones de este tipo y hacerlas más accesibles para todo tiempo de empresas.

Amazon se encuentra actualmente invirtiendo para aumentar sus contratos con el gobierno estadounidense, con jugadas como mover parte de su sede cerca de Washington, además de estar pujando en contratos con el Pentágono para ofrecer servicios de la nube por valor de 10.000 millones de dólares.

Síguenos en Facebook o en Twitter para estar informado de la última hora o si tienes instalado Telegram de nuestro canal oficial para no perderte nada de lo que publicamos.