Apple “cambia de pareja”

apple-samsungApple ha encontrado una nueva “pareja de baile” para los chips que llevan sus iPad e iPhone, con lo que dejaría de depender de su rival Samsung. Según informan desde el Wall Street Journal, la compañía habría firmado un acuerdo con Taiwan Semiconductor Manufacturing Co (TSMC) para la fabricación de estos microchips a partir del año 2014. 

TSMC tiene previsto comenzar la producción masiva de los chips a principios del próximo año. Para ello utilizarán tecnología avanzada “20 nanómetros“, para conseguir chips más pequeños y más eficientes energéticamente. Ambas compañías llevan dos años intentando llegar a una colaboración, pero Apple pedía unos requisitos de calidad y rendimiento para los que TSMC ha tenido dificultades.

apple-samsung-1

Se estima que los pedidos de Apple de componentes de Samsung hayan alcanzado US$10.000 millones el año pasado, apunta Mark Newman, un analista de Sanford Bernstein en Hong Kong. Eso representa una parte considerable de los US$59.130 millones en ventas que registró Samsung con su negocio de componentes, que incluye chips y pantallas. El procesador de Apple, cuyo único proveedor es Samsung, constituyó US$5.000 millones de las compras en 2012, calcula.

La relación entre las empresas se remonta al nacimiento del reproductor de música iPod a principios de los 2000. En sus primeros años, los iPods utilizaban pequeños discos duros para almacenar canciones. Pero Apple quería usar chips de memoria flash, que son más confiables y consumen menos batería.

El problema era que la memoria flash costaba más, y los precios variaban mucho. Conforme la demanda del iPod se disparó, los ejecutivos de Apple firmaron un acuerdo para congelar los suministros, según personas al tanto. El primer iPod Nano con memoria flash llegó a las tiendas a finales de 2005.

En 2008, Apple se dispuso a reducir sus compras de memorias flash de Samsung. Hace más de cinco años, Samsung proveía la mayoría de la memoria flash NAND de Apple y una porción grande de otro tipo de chip, el “DRAM” para dispositivos móviles. Ahora, cada una de estas porciones ha caído a menos de 10%, estima Newman.

Apple también rompió con Samsung en las pantallas. La pantalla es “la cara” del teléfono, dice el analista de DisplaySearch, Hiroshi Hayase, “si compra pantallas de su competidor, está compartiendo información clave sobre su próximo producto“.

En 2011, Apple le pidió a Sharp que fabricara las pantallas para el nuevo iPad, indicó una fuente. Pero en 2012, el iPad de tercera generación vino principalmente con pantallas Samsung. Sharp no logró producirlas para la fecha programada.

Está claro que Apple y Samsung son una pareja en “trámites de divorcio”. Atrás quedaron los años de idilio entre las dos empresas, pero la batalla por ser el número uno a terminado por separarlos al menos momentáneamente…

 

Comparte
Comparte