El LG G Watch R es el smartwatch que más se asemeja al reloj de toda la vida, y en ese parecido y su acabado quiere LG que le ayude a vender más unidades.

Lleva dos años en desarrollo, y quiere competir directamente con el Moto 360 de Motorola.
Su atractivo radica en el acabado, con correa de piel y un cuerpo acabado en aluminio inoxidable, donde la protagonista es la pantalla de 1,3 pulgadas con resolución de 320×320 píxeles y de tipo Plastic OLED, la cual ocupa toda la superficie disponible.

En el interior de este equipo se cuenta con un procesador Snapdragon 400 a 1,2 Ghz, con 512 MB de memoria RAM y 4 GB de memoria interna. Pese a su apariencia seria, LG no ha descuidado la resistencia, y se trata de un equipo con certificación IP67 que además integra un sensor de ritmo cardíaco para que no lo descarten los deportistas.

El LG G Watch R no se anda con experimentos y funcionará bajo la plataforma Android Wear Se olvida del GPS, y LG lo justifica por el excesivo consumo de la batería, que por cierto, es de 410 mAh preparada para día y medio de uso. La carga no es inalámbrica, y contará con una propia base para abastecerse de energía.

LG-G-Watch-R-3

Las dimensiones del reloj son un poco grandes (46,4 x 53,6 x 9,7 milímetros), pero los relojes voluminosos parecen estar de moda, y el G Watch R no es especialmente pesado, así que muchos no considerarán esto un problema. El LG G Watch R tiene prevista su llegada al mercado a partir del mes de octubre con un precio de 299 euros.

LG-G-Watch-R-moto