Recientemente la compañía china Huawei ha sacado al mercado dos smartphones con Inteligencia Artificial, el Mate 10 y el Honor View 10gracias al chip NPU de procesamiento neural.

Lo realmente interesante de estos dos dispositivos, más allá de la pantalla, la doble cámara o su diseño es que son los primeros que vienen acompañados del concepto Inteligencia Artificial y que es la base de nuestro artículo.

En el caso de estos dos smartphones, el sistema de Inteligencia Artificial aprende del comportamiento de los usuarios anticipándose a sus acciones asegurando un rendimiento fluido y 25 veces más rápido ofreciendo una experiencia personalizada. El sistema puede procesar 2.000 imágenes por minuto y consigue una velocidad punta de descarga de 1,2 Gbps, soportando la mayor velocidad de descarga que una red mundial puede ofrecer.

Interesante, muy interesante… ¡Pero es solo el principio!

¿Quién es el padre de la Inteligencia Artificial?

El término Inteligencia Artificial (Artificial Intelligence, o AI) fue acuñado por John McCarthy, un informático estadounidense, en 1956 durante la Conferencia de Dartmouth, donde nació la disciplina.

Hoy en día, es un término general que abarca todo, desde la automatización de procesos robóticos hasta la robótica actual. Ha ganado importancia recientemente debido, en parte, a los grandes volúmenes de datos, o al aumento de velocidad, tamaño y variedad de datos que las empresas están recopilando.

AI puede realizar tareas tales como identificar patrones en los datos de manera más eficiente que los seres humanos, lo que permite a las empresas obtener más información sobre sus datos.

inteligencia artificial

¿Es real lo que vemos?

Seguro que realizas muchas fotos a lo largo del día o de la semana con tu dispositivo móvil. Que en algunos casos retocarás o bien con una app en tu smartphone o bien con un programa de edición de imágenes en el ordenador como GIMP o Photoshop. La transformación es total y el resultado es increíble en muchos casos.

Más efectos, menos brillo, más color, menos imperfecciones… en definitiva menos realidad, menos naturalidad y más artificialidad.

Imagínate esta transformación aplicada al mundo del vídeo y del audio. Pues en este punto es donde la Inteligencia Artificial empieza a ser interesante, creando ilusiones que ni el mejor de los magos podría llegar a imaginar.

Lo demuestran los últimos vídeos publicados por NVIDIA en los que se ve cómo es posible transformar un vídeo tomado de día en otro que ocurre por la noche, o de uno que transforma el invierno en verano.

¿Real o fake?

Sin olvidar, claro, los vídeos que cada vez nos hacen creer más en que alguien dijo algo en un vídeo que en realidad nunca dijo. Ya ni siquiera se necesita su cara en movimiento: basta con una foto.

Una realidad alternativa que te hará creer que es real

Los avances en materia de Inteligencia Artificial han hecho que las redes neuronales y el aprendizaje automático sirvan como base para crear una realidad alternativa, paralela, una que simplemente necesita una cantidad de datos reales para luego generar otros tantos completamente ficticios pero que parecen reales.

Nunca habrá sido tan fácil engañar al ser humano, ni manipular con una realidad paralela.

La prueba es que hace unas semanas NVIDIA presentaba un sistema que generaba fotos de gente que en realidad no existía, y aunque si uno se fijaba en algunos detalles podía comprobar cómo había ciertos errores en las caras generadas, esas imágenes podrían ser tomadas por reales para muchos usuarios sin tanta capacidad de observación.

La Inteligencia Artificial también intervendrá en las voces

Ese engaño se ha ido acompañando de otros muchos. La empresa canadiense Lyrebird creó hace unos meses un software capaz de sintetizar una voz idéntica a la de cualquiera de nosotros, y para ello solo le basta un minuto de nuestra voz real.

Logra imitar una voz hasta el punto de poder leer un texto aplicando tanto el tono como los matices de las emociones al hablar.

Las implicaciones de todos estos sistemas son enormes, y hacen que junto al avance del fenómeno de las noticias falsas uno cada vez tema ese futuro en el que lo que ve y oye en redes sociales o incluso en medios de comunicación tradicionales como la radio o la televisión sea simplemente un contenido falso generado por ordenador para hacernos creer algo que en realidad jamás ha pasado.

Ya no podremos creer nada, cualquier vídeo que nos presenten puede ser perfectamente un truco.

¡Imagínate las consecuencias que puede tener esto!

Algunas aplicaciones de la Inteligencia Artificial que se nos avecinan

AI en la educación

Una de las tareas que lleva más tiempo al profesorado es el de la evaluación de sus alumnos.

AI puede evaluar a los estudiantes y adaptarse a sus necesidades, ayudándoles a trabajar a su propio ritmo.

Los tutores de AI pueden proporcionar apoyo adicional a los estudiantes, asegurando que se mantengan en el buen camino. AI podría cambiar dónde y cómo los estudiantes aprenden, tal vez incluso reemplazando a algunos profesores.

AI en la asistencia sanitaria

En este caso se buscan dos cosas: mejores diagnósticos y menor tiempo invertido, que al final se reduce a menores costes.

Las empresas están aplicando el aprendizaje de máquina para hacer diagnósticos mejores y más rápidos que los seres humanos.

Una de las tecnologías sanitarias más conocidas es IBM Watson. Entiende el lenguaje natural y es capaz de responder a las preguntas que se le formulan. El sistema extrae datos de los pacientes y otras fuentes de datos disponibles para formar una hipótesis, que luego presenta con un esquema de puntuación de confianza.

Otras aplicaciones de AI incluyen chatbots, un programa de computadora utilizado en línea para responder a preguntas y ayudar a los clientes, para ayudar a programar citas de seguimiento o ayudar a los pacientes a través del proceso de facturación, así como en asistentes virtuales de salud que proporcionan retroalimentación médica básica.

AI en los negocios

La automatización de procesos robóticos se está aplicando a tareas altamente repetitivas que normalmente realizan los seres humanos. Los algoritmos de aprendizaje automático se están integrando en las plataformas de análisis y CRM para descubrir información sobre cómo servir mejor a los clientes.

Los chatbots se han incorporado en los sitios web para ofrecer un servicio inmediato a los clientes. La automatización de puestos de trabajo también se ha convertido en un punto de conversación entre académicos y consultores de TI, como Gartner y Forrester.

AI en automoción

El año pasado, un extraño coche autónomo fue liberado en las tranquilas calles de Monmouth County (EEUU). El prototipo, que fue desarrollado por investigadores del fabricante de chips Nvidia, no tenía un aspecto muy distinto al resto de coches autónomos y, sin embargo, no se parecía a nada de lo que han hecho Google, Tesla o General Motors.

Además, era una prueba del poder cada vez mayor de la AI. El coche no seguía las indicaciones de un ingeniero o un programador. En su lugar, dependía de un algoritmo que se había enseñado a conducir a sí mismo al observar a un conductor humano.

AI en finanzas

La AI aplicada a las aplicaciones de finanzas personales, como Mint o Turbo Tax, está transformando a las instituciones financieras. Aplicaciones como estas podrían recopilar datos personales y proporcionar asesoramiento financiero.

Otros programas, IBM Watson, se han aplicado al proceso de comprar una casa. Hoy en día, el software realiza gran parte de las operaciones en Wall Street.

AI en la ley

El proceso de descubrimiento, a través de la revisión de documentos, en la ley es a menudo abrumador para los seres humanos. Automatizar este proceso es un mejor uso del tiempo y un proceso más eficiente.

Las startups también están construyendo asistentes informáticos con preguntas y respuestas que pueden tamizar preguntas programadas para contestar examinando la taxonomía y la ontología asociadas a una base de datos.

AI en la fabricación

Esta es un área que ha estado a la vanguardia de la incorporación de robots en el flujo de trabajo. Los robots industriales solían realizar tareas únicas y estaban separados de los trabajadores humanos, pero a medida que la tecnología avanza eso ha cambiado.

AI en el cine

Ya hemos visto actores rejuvenecidos de manera impresionante como a Michael Douglas en Ant Man, o actores muertos como Peter Cushing en Rogue One. En breve veremos películas enteras hechas por actores muertos, remakes

Va a ser imposible distinguir realidad de ficción.

Cualquier declaración de un famoso o un político, o cualquier noticia va a poder ser creada desde algoritmos con AI. Se puede hacer cualquier cosa, y cuanto mas tiempo pase, mas barato será hacerlo, y además estará al alcance de cualquiera.

¡Aterrador! Eso es lo que parece en un principio, pero debemos confiar que el uso que se dé al a la AI sea para mejorar en diferentes campos. Día a día, la aplicación de algoritmos inteligentes se vuelve más común y de estos pueden surgir problemas éticos o raciales, sobre todo cuando el algoritmo se utiliza para realizar una acción social que antes ejercía un humano.

inteligencia artificial

Esto suscita algunas cuestiones inquietantes. A medida que la tecnología avance podríamos cruzar un umbral a partir del cual utilizar la AI requiera un salto de fe. Claro que los humanos no siempre podemos explicar realmente nuestros procesos cognitivos tampoco, pero encontramos maneras de confiar en y juzgar a la gente de forma intuitiva.

¿También será posible eso con máquinas que piensan y toman decisiones de manera distinta a los humanos? Nunca habíamos desarrollado máquinas que trabajan sin que sus creadores entiendan cómo.

Si no podemos explicar lo que hacen mejor que nosotros, entonces no podremos fiarnos.

¿Esperamos llevarnos y comunicarnos bien con máquinas inteligentes que podrían ser impredecibles e inescrutables? ¿Qué repercusiones piensa que podría tener la AI en nuestras rutinas diarias?

Síguenos en Facebook o en Twitter para estar informado de la última hora o si tienes instalado Telegram de nuestro canal oficial para no perderte nada de lo que publicamos.