Aunque hoy toda la atención se centra en la versión de color rojo del iPhone 7, el más pequeño de la familia y el más económico del catálogo, el iPhone SE, también presenta una ligera pero importante novedad.

El cierre de la Apple Store ha traído numerosos cambios a nivel de hardware, ya que además de nuevo iPhone 7 de color rojo y el iPad más barato. La compañía de Cupertino ha decidido introducir cambios en su teléfono más clásico y sencillo. Ahora la versión de 4 pulgadas del teléfono de Apple llega con 32 GB de almacenamiento como versión de inicio, existiendo también la posibilidad de elegir el modelo de 128 GB para aquellos que quieran más capacidad para sus fotos, vídeo y su música.

Y como siempre este movimiento estaba previsto, o al menos los centros comerciales tenían la orden de rebajar el modelo de 16 GB, porque han coincido varias ofertas de este modelo para eliminarlo de existencias. Ahora pasamos a la capacidad de 32 y 128 GB, pero el precio sigue siendo el mismo, 489 y 599 euros, respectivamente.

Es el único cambio presente en esta nueva versión, ya que por lo demás seguiremos encontrando el mismo procesador A9 con coprocesador M9, la misma cámara de 12 Megapíxeles del iPhone 6S, Touch ID y acabados en plata, oro, gris espacial y oro rosa.

El iPhone SE continuará siendo el modelo en la sombra, el que sigue presente sin hacer ruido, el que nos muestra un presente con recuerdos del pasado. Falta por ver si, de cara a los nuevos modelos que Apple presentará en septiembre de este año, la opción de menor tamaño sigue permaneciendo en sus tiendas o si sus tiempos tocan a su fin. ¿Hay futuro más allá de 2017 para un smartphone de 4 pulgadas? ¿Se ha quedado demasiado pequeño para los tiempos que corren?