En la actualidad todos somos potenciales periodistas, con capacidad de grabar y filmar cualquier acontecimiento que ocurra a nuestro alrededor, puesto que las cámaras, tablets y smartphones vienen equipadas con cámaras que se convierten en testigos de todo lo que sucede.

¿Y por qué comentamos todo esto?

Los penosos y lamentables incidentes ocurridos en Ferguson y Cleveland, han originado que tenga que intervenir hasta el mismísimo presidente de los Estados Unidos anunciando una medida extraordinaria que implicará invertir más de 260 millones de dólares en equipamiento y entrenamiento. Esta noticia adelantada por la Casa Blanca, supone el primer paso de la Administración para responder a las tensiones que se han generado por la muerte de un joven afroamericano a manos de un policía blanco, e impulsar mejores relaciones entre los agentes y las comunidades.

Una parte de esa inversión estará destinada a la compra de más de 50 mil cámaras portátiles, que formarán parte de la indumentaria de cada uno de los policías, con el objetivo de filmar y grabar vídeo y voz para poder tener pruebas en el caso de que haya incidentes de gravedad. No sólo es contar con el punto de vista de la grabación llevada a cabo por cualquier ciudadano presente en un acontecimiento, sino además disponer de una filmación en primera persona por parte de los cuerpos y fuerzas de seguridad americana.

poli-cámara

Varios agentes de seguridad ciudadana de barrios como Manhattan o el Bronx van a llevar cámaras para grabar todo lo que sucede a su alrededor.

Mientras tanto, en nuestro país, solo los agentes antidisturbios de los Mossos en Catalunya llevan cámaras adosadas al cuerpo. Varios sindicatos vienen reclamando que se coloquen cámaras también en los coches patrulla para evitar denuncias falsas.

¿Qué te parece esta medida? ¿Se puede y debe grabar todo lo que sucede a nuestro alrededor? ¿Te sentirías más seguro en una ciudad con capacidad para grabar todo lo que sucede en sus calles?