La sonda Cassini (fue lanzada en 1.997) continúa su misión por el planeta Saturno y gracias a ello hemos podido conocer una gran cantidad de detalles sobre las lunas que orbitan alrededor del gigante anillado.

Primero vamos a ponernos en situación

Saturno, el segundo planeta más grande del sistema solar (justo por detrás de Júpiter), es famoso por sus anillos. Destaca, además, su pequeña densidad (inferior a la del agua) que es la más pequeña de todos los planetas.

Está formado fundamentalmente por hidrógeno, aunque se supone que en su centro habrá un núcleo rocoso con un tamaño varias veces superior al de la Tierra, probablemente rodeado de hidrógeno metálico, una forma de hidrógeno líquido que tiene propiedades metálicas. Se obtiene cuando se somete el hidrógeno a presiones elevadas y temperaturas muy bajas. Probablemente en su superficie existan océanos de hidrógeno líquido.

Saturno presenta en su atmósfera más exterior unas franjas similares a las de Júpiter, aunque mucho menos coloreadas.

Los anillos son muy finos (anchura inferior a 1 km), tienen unos 270.000 km de diámetro y están formados por rocas heladas cuyo tamaño raramente supera el de una pelota de baloncesto. La llamada discontinuidad de Cassini separa el anillo más exterior (anillo A) y el interior (anillo B).

Es visible a simple vista en el cielo nocturno como un objeto brillante de magnitud entre 0 y 1.

Titán y Encédalo son dos de sus lunas que tienen un especial interés ya que ambas tienen atmósfera. La de Encédalo es rica en metano y su composición podría ser similar a la de la Tierra primitiva. Titán es muy probable que contenga agua en su interior a poca profundidad de la superficie.

Una vez que nos hemos puesto en situación, os pasamos a comentar las nuevas imágenes captadas por la NASA, en las que la sonda Cassini ha capturado nuevos detalles de la superficie norte de la gigantesca luna Encédalo.

Estas últimas imágenes nos muestran que, además de los cráteres previamente identificados por la misión Voyager de la agencia, la región polar norte de Encelado también muestra una red de grietas. En algunos casos, estas grietas se extienden hasta bien entrados los cráteres.

Encédalo

Norte en Encelado. La imagen fue tomada en luz visible por la sonda Cassini el 14 de octubre de 2015. Fue obtenida a una distancia de aproximadamente 4.000 millas (6.000 kilómetros) de Encelado. Crédito de la imagen: / Instituto de Ciencia Espacial de la NASA / JPL-Caltech.

Cassini está programada para completar otro sobrevuelo de la luna el 28 de octubre, cuando estará a sólo 30 millas (49 kilómetros) de su superficie y estudiará su región polar sur.

Esta luna de Saturno esconde un océano

Hace aproximadamente un mes, los investigadores anunciaron el descubrimiento de un océano oculto, que explica los géiseres y los chorros de partículas infinitesimales en el espacio de la misma.

Si este océano que se esconde bajo la superficie de Encelado está compuesto por agua líquida, entonces podría ser potencialmente amigable para la vida, así que… la vida extraterrestre podría ser descubierto en esta luna de Saturno.

Durante su vuelo el 28 de octubre, la nave espacial Cassini investigará los aerosoles helados de la región del polo sur de la Luna y analizará su composición química para tratar de determinar la composición del océano escondido.

Para terminar os dejamos con un vídeo en el que podemos ver una animación del paso de la sonda Cassini y Encélado, sencillamente espectacular.

¿Estamos cada vez más cerca de encontrar vida en otro planeta?

Más información | NASA y Softpedia.