¿Quién no ha usado en alguna ocasión una red wifi gratuita? Es algo común, para evitar utilizar la tarifa de datos móviles contratada, los usuarios cada vez más deciden conectarse a las redes wifi públicas. ¿Son seguras?

Este hecho puede provocar, a juicio de los expertos, un riesgo de ser interceptado o poner en peligro la información del teléfono móvil, el gadget que no permanece alejado de su propietario ni cinco minutos. Conectar el smartphone a las redes WiFi del hotel, cafetería, bibliotecas o aeropuerto es muy frecuente, sobre todo, en vacaciones, una época en la que los usuarios consumen datos a velocidad de vértigo subiendo fotos a sus redes sociales, viendo vídeos o buscando el mejor sitio para cenar.

wifi-hackers

Una red WiFi siempre conlleva algunos riesgos. Hoy en día, son muchas las técnicas que los hackers utilizan para comprometer la seguridad de las redes wireless y acceder a los dispositivos conectados a ellas. Por esta razón, conectarse a una red pública, implica siempre la posibilidad que un criminal, tal vez sentado a nuestro lado o muy cerca, pueda intentar acceder a nuestro dispositivo.

Según alerta la compañía de seguridad Kaspersky Lab, la posibilidad de que el dispositivo memorice la red wifi, es decir, conectarse a cualquier red inalámbrica que tenga el mismo nombre y SSID entraña un peligro al poder los ciberdelincuentes crear hotspots o zona de acceso a internet con los mismos nombres que otras redes inalámbricas reales.

De esta manera, el usuario siente la confianza de poder conectarse a una red segura sin saber que puede ser hackeado fácilmente. Según los expertos, para acceder a una red WiFi pública, normalmente se le pide al usuario un registro con nombre y contraseña. Sin embargo, los hackers son capaces de emular zonas de internet inalámbricas fraudulentas.

Si el usuario se ha conectado ese mismo día a la wifi real, su dispositivo se conectará automáticamente también a la falsa facilitando a los ciberdelincuentes el acceso a toda su información“, advierten.

Los expertos recomiendan que con el fin de evitar que estas conexiones automáticas se produzcan, los usuarios de smartphones deben configurar sus dispositivos para que pidan permiso antes de conectarse a una red inalámbrica.

 wi-fi-hacked

Para proteger la información cuando use redes inalámbricas, envíe información únicamente a sitios completamente codificados, y evite aplicaciones móviles que requieran información personal o financiera.

¿Cómo podemos protegernos en lugares públicos? Aquí van algunos consejos sencillos de seguir…

  1. Apagar el Bluetooth. Al entrar a un lugar público, es mejor mantener esta herramienta apagada, para evitar que hackers logren conectarse a nuestro teléfono. Esta es la forma más fácil de lograr acceso a nuestra información.
  2. Limitar el uso del Wifi. Si no nos queda más remedio, nos conectaremos, pero no por un tiempo prolongado que facilite el trabajo de los piratas. No nos quedaremos conectados permanentemente a las cuentas. Cuando terminos de usar una cuenta, nos desconectamos.
  3. Borrar las imágenes que puedan ser comprometedoras o de nuestros familiares. En muchas ocasiones, para facilitarnos procesos del día a día, solemos capturan números de cuenta, facturas, estados de cuenta y otros documentos que guardamos en el álbum de fotos. Estas imágenes pueden ser de fácil acceso a piratas que buscan robarnos la identidad. También debemos recordar que deben borrarse si tenemos cuenta “en la nube”, pues aunque no estén en el teléfono, los hackers pueden acceder a éstas por medio de nuestro dispositivo.
  4. Bajar aplicaciones de seguridad. Aunque funcionan más para filtrar aplicaciones y programas que descargue, es bueno contar con protección adicional en contra de algún virus. Haciendo la búsqueda “mobile security apps” en internet, puede encontrar una variedad de aplicaciones para proteger nuestro dispositivo.
  5. Usar sitios web que estén codificados. Si  envíamos mensajes de email, comparte fotos digitales y vídeos, usamos sitios de redes sociales, o hacemos trámites bancarios en línea, estamos enviando información personal a través de internet. La información que compartimos en internet se almacena en un servidor. Hay muchos sitios web, por ejemplo los de los bancos, que usan codificación para proteger su información durante el trayecto que va desde nuestro owrdenador hasta ese servidor.

    Para determinar si un sitio web está codificado, fíjese si la dirección web empieza con las letras https (la s corresponde a seguro). Algunos sitios solamente usan codificación en la página donde se ingresa el nombre de usuario y una contraseña, pero si alguna parte de su sesión no está codificada, se podría exponer la seguridad de toda su cuenta. Nos fijaremos en que aparezcan las letras https en todas las páginas que visita, no solamente cuando ingresemos nuestro nombre de usuario y contraseña.

  6. No usar la misma contraseña para diferentes sitios web. Un hacker que logre acceder a una de nuestras cuentas  podría tener acceso a varias de ellas si tienen la misma contraseña.

  7. Hay varios navegadores de internet que alertan a los usuarios que están por visitar sitios web fraudulentos o que intentan descargar programas maliciosos. Preste atención a estas advertencias, y mantenga actualizados su navegador y su programa de seguridad.

  8. Algunas redes wifi usan codificación. Los sistemas de codificación más comunes son WEP y WPA. WPA2 es la más potente. La codificación WAP protege su información contra la mayoría de los programas piratas

A pesar de que todos los dueños de dispositivos pueden ser víctimas de hackers, en este momento, quienes tienen el sistema operativo Android son los que más corren riesgo, pues es el que más usuarios utilizan. El 84.6% de los móviles a nivel mundial cuenta con este sistema, según las estadísticas más recientes de Strategy Analitics.

En el futuro, las redes inalámbricas seguirán en aumento y tenemos que estar preparados para evitar sustos innecesarios, y como véis, es un problema serio.