Este nuevo dispositivo, Microsoft Band, es una pulsera cuantificadora que es compatible con dispositivos móviles basados en Windows (Phone) versión 8.1, Android versión 4.3 en adelante e iOS versión 7.1 o superior.

Lo más interesante no es la propia pulsera como tal, sino el servicio Microsoft Health. Consiste en un servicio en la nube con el que podemos llevar el seguimiento de nuestra monitorización de manera interactiva. Pero Microsoft Health no solo funciona con Microsoft Band.

Se plantea como una plataforma abierta para partners y compañías de manera que estas puedan desarrollar sus propias aplicaciones y trabajar con la mismísima Microsoft Band.


Toda la información se muestra en una pantalla TFT de 11×33 milímetros que dan como resultado una diagonal de 1,4 pulgadas con una resolución de 320×106 píxeles y nos recuerda bastante al diseño de la Samsung Galaxy Gear Fit, parece una copia vamos.

microsoft-band

La pulsera se ofrece en color negro, y en la parte inferior e interior encontramos ese sensor óptico de ritmo cardíaco que permite conocer este dato en todo momento.

band-microsoft

Cuenta con diversos sensores que permiten cuantificar toda esta información: acelerómetro/giroscopio de tres ejes, girómetro, sensor GPS, sensor de luz de ambiente, sensor de temperatura de la piel, sensor UV, sensor de respuesta galvánica de la piel (para ayudarnos a identificar niveles de estrés) o micrófono, y el del ritmo cardíaco como comentamos. ¡10 sensores nada más y nada menos!

El precio de salida se fija para Estados Unidos en 199 $, que ya sabemos por experiencia que quedará traducido a 199 € en Europa. ¿Te apuntas a la moda de las pulseras cuantificadoras?