La llegada de una nueva consola al mercado es una buena noticia para los amantes de los videojuegos. La compañía nipona ha puesto mucho esfuerzo e ilusión pero parece empeñada en tropezar una y otra vez en los mismos errores del pasado.

Quizás sea un poco precipitado hablar de un dispositivo que aún no se ha puesto a la venta y vaticinar su devenir. Nos vamos a adelantar a hacer un pronóstico de lo que ahora mismo tenemos sobre la mesa, pero observamos a priori que Nintendo puede otra vez (una vez más) equivocarse con su estrategia y su nuevo dispositivo.

Wii fue un éxito tan rotundo como inesperado mientras que Wii U fue un estrépito, ya que intentó aunar sin éxito, las mecánicas y videojuegos casuales vistas en Wii con un enfoque algo más tradicional. Por ello, por los tumbos dados en tiempos recientes, Nintendo necesita que Switch sea un éxito.

Tras su sobria presentación durante el pasado octubre era relativamente fácil ilusionarse, sobre todo aquellos que llevamos ya un tiempo probando todo tipo de dispositivos. Buscamos una visión distinta dentro del mundo gaming, diferente a lo que lo hacen otras empresas como Microsoft y Sony, pero esperanzados en encontrar un soplo de aire fresco. Sin embargo nos encontramos en este momento muchas dudas y un tanto decepcionados porque no terminamos de ver este magnifico proyecto concretado en algo distinto.

Vamos a hacer un repaso de 6 seis puntos que no nos han gustado y que quizá con el tiempo podrían cambiar, pero que son el verdadero talón de Aquiles de Nintendo Switch.

Primer golpe, su precio

Todo parecía indicar después de varios rumores que Nintendo Switch no superaría la barrera de los 250 dólares/euros, pero nada más alejado de la realidad. Teniendo en cuenta el precio de mercado actual de PS4 500 GB y de Xbox One S 500 GB era a todas luces una decisión acertada debido a la imperiosa necesidad de llegar al mayor público posible en un momento de la generación en el que PlayStation 4 y Xbox One superan los 45 millones y 25 millones de consolas respectivamente.

Pues Nintendo Switch, en contra de lo esperado, costará 299 dólares y, en muchos países europeos, rondará los 330 euros (como es el caso de España). Hablamos de un hardware que no puede competir en ningún aspecto con Xbox One y PlayStation 4 que llegará a las tiendas españoles costando 80-90 € más que su competencia directa (en el caso de Xbox One S, con un juego incluido en el pack). Por si esto no suficiente, los precios oficiales de los periféricos han encendido todas las alarmas: el mando Pro Controller (seguimos, en 2017, sin gatillos analógicos) costará 69,99 dólares y el pack de dos Joycon se irá hasta los 79,99 dólares.

Imagínate que quieres tener un pack de dos Joycon, más un par de juegos en el lanzamiento junto con la consola, ya estaríamos hablando de más de 500 euros de desembolso. A esto se suma que además en una fecha de lanzamiento donde no hay demasiada cosa que celebrar (no es Navidad ni vacaciones de verano). Quizás hubiera sido una estrategia más acertada adelantar su lanzamiento a estas pasadas Navidades, pero a buen seguro que los tiempos se echaron encima en el desarrollo de juegos y no pudo ser.

Ya puedes reservar la Nintendo Switch en Amazon España

Segundo golpe, su hardware

Nintendo Switch saldrá al mercado en 2017 desfasada. Esto, que podría parecer la tónica general tras Wii o Wii U, no fue así con unas Nintendo 64 y GameCube con un tremendo potencial gráfico (mayor que sus respectivas rivales, PSX y PS2). Pero más allá de que apenas se aprecien mejoras gráficas en Splatoon 2, Mario Kart 8 Deluxe o Super Mario Odyssey con respecto a los videojuegos vistos en Wii U.

Su disco duro interno es de 32 GB de almacenamiento interno (eso sí, ampliables con tarjetas de hasta 128 GB), una pantalla con una resolución de 720p (NVidia Shield, sin ir más lejos, alcanza los 4K) y menos potencia gráfica que las actuales consolas.

¡Cualquier smartphone de gama media puede ofrecernos más memoria interna que la que ofrece Nintendo Switch!

Nvidia Shield Tablet K1, 192 núcleos por 199 euros

Tercer golpe, su corto catálogo de títulos en el lanzamiento

Se repite el error de llegar al mercado con un catálogo muy pobre y no demasiado cuidado. Además tenemos la impresión de que una inmensa mayoría de esos ochenta videojuegos que afirman tener en desarrollo están en estados sumamente prematuros y aún quedan varios meses para verlos en la máquina. Hay proyectos sin ni siquiera un nombre oficial confirmado (nuevo Shin Megami Tensei, el videojuego de SUDA51 o el del creador de Yakuza) y otros tantos que se presentaron con un simple logo o escueto teaser.

Cuarto golpe, su servicio online

Sigue siendo arcaico, ineficiente y restrictivo al igual que ha sido en Wii U y 3DS (descargas ligadas a consolas y sin cuentas de usuario, códigos de jugador, multitud de videojuegos sin chat de voz, etc.). Prometen un servicio de pago que requerirá el uso de una app en un ‘dispositivo inteligente’ para aprovechar los lobbys y chat de grupo (no accesibles sin suscripción, al contrario que en PS4 y Xbox One) y, además, será gratuito hasta que todo termine de estar en marcha, en otoño de 2017. Pero lo peor de todo es que desde Eurogamer.net apuntan a que dichos servicios no estarán disponibles en Europa con el lanzamiento de la consola.

Quinto golpe, su escasa duración de la batería

Era una de las principales dudas después de conocer el aspecto portátil de la consola. Han confirmado que la batería durará, dependiendo del juego y el uso de la consola (como siempre, brillo, internet y demás tendrán mucho que ver), desde dos horas y media hasta seis horas y media. Siempre hay que coger estas cifras con pinzas y, a priori, parece una duración un tanto escasa. Desde la web oficial confirman que, en una sola carga, la duración máxima de la batería jugando a The Legend of Zelda: Breath of the Wild será de 3 horas. La entrada de carga será de USB tipo C.

Sexto golpe, no va a ofrecer nada más innovador de lo que ya existe en el mercado

¿Dónde queda la Realidad Virtual en un dispositivo del 2017? ¿Toda la innovación pasa por ser una consola híbrida entre consola de mesa y portátil? ¿Los juegos serán refritos de anteriores generaciones? ¿Contará con el apoyo de las compañías más punteras en el desarrollo de videojuegos? Demasiadas dudas en un mercado donde prima la innovación y contar con muchos apoyos. Necesitamos a una Nintendo fuerte, capaz de competir de tú a tú con Sony y Microsoft, pero la compañía nipona no da esas sensaciones…

¿Por qué Nintendo Switch puede fracasar como su hermana Wii U?

Resumiendo, Nintendo parece repetir muchos de los errores que condenaron al ostracismo a su anterior generación. Llega al mercado quizás muy tarde porque sus rivales más directos están en un momento muy maduro (Xbox One y PlayStation 4 se lanzaron en 2013). Viene con un precio mayor que la competencia, sin poder competir con nivel de especificaciones técnicas, con un catálogo pobre y dejando un sinfín de dudas sobre su infraestructura online.

En apenas mes y medio Switch llegará al mercado con ‘The Legend of Zelda: Breath of the Wild’ bajo el brazo, y sólo entonces podrá determinarse si Nintendo habrá logrado el éxito que esperaba. Nintendo parece empeñada en quitarnos las ganas a todos aquellos que esperábamos Switch con mucha ilusión ¡Mario es genial, pero queremos una evolución de Mario!

¿Y tú? ¿Qué piensas del nuevo modelo que está a punto de desembarcar? ¿Realmente Nintendo conseguirá remontar?