Era algo que tarde o temprano tocaba debatir. Y lleva ya bastante tiempo esta pregunta en muchos centros educativos y sin una idea clara de qué debía hacerse o qué rumbo tomar al respecto. Sin embargo parece que en Francia sí lo tienen claro y ya han tomado una decisión al respecto.

El teléfono móvil, y los dispositivos electrónicos en genetal, se han convertido en un elemento omnipresente de la vida cotidiana de grandes y pequeños. El debate sobre las reglas de etiqueta de dónde y cómo utilizarlo y a qué edad conviene que los niños tengan uno propio atraviesa el mundo.

Pero Francia ha tomado la tangente al igual que hizo con el email fuera de las horas de trabajo: a partir de septiembre todos los teléfonos móviles estarán prohibidos en las escuelas francesas y, a pesar de que los estudiantes podrán llevar sus teléfonos a la escuela, tendrán en todo momento prohibido su uso, incluso durante los descansos.

La medida será de aplicación en las escuelas primarias, intermedias y secundarias del país, quedando fuera la universidad.

La medida entrará en vigor el próximo septiembre de 2018, y se aplicará a todos los alumnos desde el momento en que comiencen la escuela a la edad de seis años. Las razones en las se que escuda el ejecutivo francés reside principalmente en que muchas escuelas ya prohibian su uso, pero sobre todo, en dar mensaje de salud pública, puesto que el ministro de ministro de educación francés, Jean-Michel Blanquer decía en declaraciones a la RTL que: Es bueno que los niños no estén demasiado a menudo, o incluso nunca, frente a una pantalla antes de los siete años.


¿Por qué las mujeres no optan por disciplinas STEM (Ciencias básicas, Tecnología, Ingenierías y Matemáticas)?


Otro países europeos están examinando esta misma medida, aunque su prohibición solo se ha regulado oficialmente en Francia. En España es un debate abierto en las universidades, aunque la mayoría de escuelas ya prohíben su uso dentro del horario lectivo y dentro del recinto escolar, se trata de más de una costumbre que de una imposición.

Francia ha confirmado que a partir de septiembre el móvil quedará prohibido en las escuelas, mientras otros países de la UE también estudian prohibirlo en el entorno educativo.

El asunto está trayendo cola en Francia, puesto que incluso el sindicato de directores franceses se ha mostrado escéptico ante la posibilidad de que la prohibición se aplique, no tanto por la propia prohibición, por las razones tras la prohibición:

“Este nuevo anuncio del ministerio [de educación] nos deja dudas porque estamos teniendo problemas para entender cuál es el verdadero problema aquí. En general, estamos acostumbrados a que sean lógicos y pragmáticos sobre las cosas, y aquí, no podemos encontrar la lógica o el pragmatismo” – Philippe Vincent, el secretario general adjunto del sindicato.

Sea como sea, la prohibición ya está en marcha, y con el interés de Europa sobre la falsa creencia del daño de la pantallas móviles, está expectante a ver cómo resulta en Francia.

ipad-prohibir-colegios

El ex alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, impulsó una medida similar en 2006 pero los padres se quejaron porque esa prohibición les impedía mantener contacto con sus hijos. En 2015, su sucesor Bill de Blasio derogó la medida. Ahora, los directores de cada escuela de Nueva York establecen su propia política, pero la más aceptada es que los niños pueden llevar sus teléfonos a la escuela mientras los mantengan fuera de la vista.

Yo por mi experiencia como docente, además especialista en Tecnología, me manifiesto en contra de esta medida. Porque una cosa es educar en el uso responsable y otra cosa bien distinta es prohibir. Creo que este tipo de medidas no favorecen en nada lo que es un hecho evidente, la tecnología forma parte de nuestras vidas, y la mejor forma de asumirlo es integrarlo en las enseñanzas.

La tecnología sirve para ayudarnos y progresar, y en eso se debe educar. Las tendencias tecnológicas avanzan hacia smartphones de pantalla cada vez más grande, así que pueden resultar incluso herramientas para tomar apuntes, consultar temas, etc.

Señor ministro de educación francés… ¿Dejará de enviar ahora emails en su entorno de trabajo para volver a comunicarse a través de cartas? ¿Dejará de enviarse WhatsApp con su grupo de trabajo? ¿Se desplazará a pié en vez de en coche? Poner trabas a la tecnología a lo mejor no es lo conveniente.

La docencia en el campo de la Comunicación no puede prescindir de la cultura de la conectividad en la que viven los estudiantes. Hay que construir la formación a partir de sus múltiples destrezas comunicativas y no contra ellas. El problema no es la tecnología que usen los alumnos para distraerse, sino la metodología y los contenidos temáticos que pretendemos imponerles.

 ¿Hasta cuando en un mundo conectado, los centros educativos van a dejar de estar desconectados?

Más allá de responder con un sí o un no al uso del móvil en el aula, primero debemos preguntarnos cómo, por qué y para qué lo incorporaríamos a nuestras clases. Una vez que tengamos las respuestas, debemos planificar la clase en torno a ellas para lograr una experiencia educativa, creativa y gratificante para todos los involucrados.

¿Qué te parece la decisión que han tomado en Francia? ¿Debería hacerse lo mismo en el resto de países? ¿Es buena idea prohibir o mejor educar en un uso responsable? El debate está sobre la mesa…

Síguenos en Facebook o en Twitter para estar informado de la última hora o si tienes instalado Telegram de nuestro canal oficial para no perderte nada de lo que publicamos.