Hace unos días os comentamos una de las sorpresas del pasado Unpack 2014, se trataba del Samsung Galaxy Note Edge, un smartphone cuya pantalla cuenta con un canto curvado (el derecho), que supone una versión mejorada del Galaxy Note 4. 

El borde doblado es, precisamente, la característica que más llama la atención de este dispositivo único en su especie, una interfaz que brinda al usuario la opción de acceder rápidamente a las aplicaciones más empleadas con tan solo deslizar el pulgar.

note-edge-phone

Pues bien, el dispositivo ha aterrizado en nuestro país en exclusiva de la mano de la operadora Vodafone y se puede adquirir a partir de 456 euros (aunque este precio depende del plan contratado).

samsung-galaxy-note-edge

Recordamos algunas de las características del terminal. Empezamos con una pantalla de 5,7 pulgadas y una resolución de 1.440 x 2.560 píxeles, un stylus S Pen, un procesador Qualcomm Snapdragon 805 de 4 núcleos a 2.7 GHz, 3 GB de memoria RAM y 32 GB de capacidad de almacenamiento. Resulta compatible con la red 4G y 4G+ y su cámara trasera es de 16 Megapíxeles.

LO BUENO. El diseño, la forma asimétrica, la pantalla curva y la nueva interfaz hacen que este Samsung Galaxy Note Edge sea realmente un modelo único en su especie. Un diseño vanguardista en un terminal futurista.

LO MALO. La pantalla curva en la parte derecha puede resultar incómoda para los usuarios zurdos. La batería tiene menos capacidad que la de su hermano el Galaxy Note 4, pero desde Samsung aseguran que viene a dar los mismos resultados. 

El precio es el gran inconveniente… Es más ancho y mucho más caro que el Note 4 y no incrementa drásticamente la funcionalidad del teléfono. Si se adquiere libre, sin estar vinculado a Vodafone, el precio alcanza los 899 euros. Por eso comentábamos que no es un terminal para todos…

A nosotros nos sigue pareciendo un terminal estrella a pesar de esos pequeños “defectillos” y no dudaríamos en recomendaros esta joya en diseño y funcionalidad. No ser como el resto marca la diferencia.