Qualcomm, en boca de su CEO Steven Mollenkopf, realizó hace unos días en el marco de la presentación de los resultados financieros unas declaraciones es la que comentaba la “pérdida de un cliente importante“… pues ese cliente no es otro que la todopoderosa Samgung.

¿Qué postura adopta Samsung?

Parece a priori, que toda la culpa es por el próximo chipset que utilizarán los smartphones de última generación, el Snapdragon 810. Samsung insiste en que este dispositivo produce un calentamiento excesivo en su próximo lanzamiento estrella, el Samsung Galaxy S6.

Consideran que por este problema, debería modificarse el procesador para sus dispositivos, con una versión exclusiva para el modelo Galaxy S6. Estos son los argumentos de Samsung.

¿Y qué responde Qualcomm?

Que no existe tal problema, que ya son varios los dispositivos que montan ese mismo chipset y que el rendimiento esta fuera de toda duda y el sobrecalentamiento no tiene lugar.

De hecho, habla de smartphones como el Xiami Note Pro, el LG Flex 2 o el nuevo Lumia de Microsoft como ejemplo de smartphones que implementan el Snapdragon 810 con muy buenos resultados. Lo cierto es que todos los fabricantes alaban al nuevo chipset, excepto Samsung.

Qualcomm-Snapdragon-810

LG, Sony, Motorola, OPPO, Xiaomi y Microsoft son las empresas que dan fe de los buenos resultados que muestra el Snapdragon 810 en sus respectivos dispositivos

¿Y LG qué pinta en todo esto?

LG anda con la mosca detrás de la oreja… y podría demandar a Qualcomm por culpa de Samsung. No entienden que el nuevo modelo de Samsung tenga que contar con un Snapdragon 810 exclusivo.

El problema de esa estrategia es que podría considerarse una declaración de que en verdad, el modelo original del chipset es defectuoso, lo que provocaría desconfianza en los consumidores por todo lo argumentado por Samsung.

Por ello, algunos fabricantes están comenzando a protestar e incluso LG amenazó con demandar a Qualcomm, si es que el Galaxy S6 recibió un trato especial. LG cree que las ventas del G Flex 2 se desplomarán si Qualcomm desacredita al modelo original del Snapdragon 810.

lg-g-flex-2

El LG Flex 2 será unos de los primeros smartphones en incorporar el nuevo Snapdragon 810

¿Pero qué se esconde realmente detrás de todo esto? ¿Qué está pasando?

Más allá de supuestos problemas de sobrecalentamiento, Samsung pretende utilizar sus propios chipsets como el nuevo SoC Exynos 7 Octa presentado en octubre pasado para motorizar el Galaxy S6. La firma surcoreana es la única del sector que puede completar un smartphone con componentes propios. De hecho, está a la cabeza del mercado en producción de pantallas, memorias o chips de almacenamiento, que utiliza en sus dispositivos y vende a terceros como Apple.

FlexPai es el primer teléfono plegable del mundo, y el primero también con Snapdragon 8150

Samsung abaratará costes aunque ya veremos si puede situar el Exynos 7 a la altura del Snapdragon 810, algo que se antoja complicado, teniendo en cuenta que se trata de un chipset con un nivel increíble, con sus ocho núcleos, 64 bits, GPU Adreno 430 capaz de mover pantallas 4K, soporte para memoria LPDDR4 y redes avanzadas LTE.

Samsung se descuelga de Qualcomm, ¿o sólo será algo momentáneo a la espera de como queda todo? Para prescindir de alguien tan poderoso en el mundo de los smartphones como Qualcomm hay que estar muy seguro, y parece que los coreanos anda sobrados de fuerza, o eso creen.

Si no quieres perderte ninguna oferta o estar informado de todas las noticias tecnológicas, síguenos en Facebook o en Twitter o si tienes instalado Telegram, en nuestro canal oficial para no perderte nada de lo que publicamos.