Los clientes de Starbucks, la cadena internacional de café fundada en Washington (Estados Unidos), crearon criptomonedas, sin ni siquiera haberse enterado.