El producto que Viv ofrece quiere ir mucho más allá de los asistentes tradicionales, tal y como estos hicieron con los sistemas de marcación por voz, tan populares en los viejos teléfonos de gama alta. Sus creadores confían en el paradigma de lo que va después de las aplicaciones, es decir, en la interacción basada en la comunicación directa con el smartphone para conseguir ejecutar toda clase de tareas, desde consumir contenidos hasta hacer compras o guiarnos por una ciudad.