Es una comparativa obligada en la que repasaremos las principales diferencias entre ambos terminales y os dejaremos con nuestra opinión ahora que hemos probado ambos terminales.

Sin más, os dejamos con nuestro Samsung Galaxy S9 vs Samsung Galaxy S8, dos terminales parecidos pero con cambios importantes.

Como bien sabéis, Samsung cambia la línea de diseño cada dos años, algo que pudimos ver con el Galaxy S5, el Galaxy S6 y todos los que han ido viniendo después. Este año no toca ver ese cambio radical de diseño, por lo que no esperes tener un terminal totalmente diferente. Sí, el diseño cambia en algunos puntos, pero contamos con dos terminales muy similares en el apartado estético. 

Dos pantallas muy parecidas, con pocas diferencias apreciables

Poco hay que contar de la nueva pantalla del Samsung Galaxy S9. Mantiene tamaño, resolución -QHD+ – y tecnología, además de la curvatura y elratio 18,5:9.

Son dos calcos prácticamente idénticos que más allá de mejorar los apartados del brillo y colores, nos dejan con una experiencia casi idéntica. En ambos dispositivos se ve todo genial, con los típicos colores de los paneles Super AMOLED.

Dos móviles muy potentes que lo pueden mover todo

Llegamos al punto del rendimiento y el hardware interior. Aunque es un punto donde se renuevan los componentes, se montan chips más rápidos y un nuevo procesador, lo cierto es que en el día a día poco notaremos este cambio. Los pocos minutos que llevamos con el Galaxy S9 nos han dejado ver poca diferencia frente al Galaxy S8.

Sí, es increíblemente rápido y todo funciona a la perfección, pero es algo que ya podemos ver en el Galaxy S8 y que no sorprende en un dispositivo de gama alta.

Llevamos mucho tiempo diciendo que los procesadores cada toman menos importancia en los dispositivos de gama alta y aunque nos prometen mejoras muy sustanciales de rendimiento, lo cierto es que en el día a día no podemos aprovechar ese cambio.

Por si te interesa saberlo, el Galaxy S9 renueva el Exynos 8890 y monta un 9810, el cual, promete más potencia y un consumo energético menor. La memoria RAM se mantiene en los 4 GB y pocos aspectos más hay que destacar.

Son dos terminales con un hardware de gama alta que pueden con cualquier juego o aplicación de Google Play. Son capaces de mover su interfaz con soltura, pero más allá de las diferencias en los benchmarks, también nos costaría decidir si uno es mejor que otro en una prueba “a ciegas”.

Pequeños detalles sí, ¿pero suficientes?

El lector de huellas trasero ya no está pegado a la cámara en el Galaxy S9. En el Galaxy S8 era un “problema” que Samsung tuvo que llevar de la mejor manera posible, porque el aluvión de críticas ya era inevitable. Cuando querías desbloquear el móvil, allí aparecía tu dedo para tocar y ensuciar el sensor de la cámara fotográfica… No era el mejor lugar para ubicarlo, así que no quedaba otra que rectificar, y así lo han hecho.

Otro detalla que te va a gustar en la nueva gama. Por fin Samsung apuesta por unos altavoces estéreo para su gama alta después de que muchos de sus rivales adoptaran el doble altavoz que comenzó a extenderse tras la iniciativa de HTC por cuidar la calidad del sonido de los altavoces.

Manteniendo su colocación original en la parte baja del teléfono, el segundo altavoz se sitúa en el frontal superior junto al auricular y cuenta con Dolby Atmos para conseguir un sonido más envolvente.

Seguimos sumando diferencias. Además del sensor de huellas, los Samsung del pasado año ya contaban con lector de iris para incrementar la seguridad. Un sensor biométrico que ha sido mejorado con reconocimiento facial capaz de escanear hasta 100 puntos del rostro y que ha bautizado como Intelligent Scan.

Novedades en el software

En cuanto al software, más allá de las mejoras que llegan con Android Oreo, encontramos dos principales novedades a destacar:

  • Posibilidad de crear animoji a partir de nuestra cara, generados a partir de una foto realizada con la cámara frontal que crea una especie de avatar al que podremos aplicar hasta 18 expresiones diferentes y que podremos compartir como GIF o como vídeos en los que el emoji imitará nuestros gestos, de manera muy similar a los animojis del iPhone X.
  • Bixby Vision que apunta al reconocimiento de imágenes que ya vimos en los Pixel 2 de Google y que entre otras cosas permitirá, a través de la cámara de fotos, dirigirla para obtener información de lugares en el que nos encontremos, traducir textos o conocer las calorías de un producto entre otras ventajas que se irán añadiendo.

La diferencia la marca la cámara de fotos

Sabemos que el salto del S7 Edge al Galaxy S8 no fue muy grande en este aspecto, pero ahora la cosa cambia con el nuevo sensor del Galaxy S9.

La apertura variable y los cambios implementados por Samsung nos dejan con una experiencia fotográfica bastante diferente. Ojo, la cámara del Galaxy S8 es excelente, pero el Galaxy S9 vuelve a subir el nivel.

Este modelo no cuenta con doble sensor, algo que sí vemos en el Galaxy S9+. Si eres un entusiasta de la fotografía y quieres tener lo mejor de lo mejor, podemos decirte que el Galaxy S9 está un paso por encima del Galaxy S8, tanto en fotografía como en grabación de vídeo.

Destaca el concepto de apertura variable f/1.5-2.4, que permitirá ajustar la cantidad de luz que recibe el sensor en diferentes situaciones de luminosidad, con una apertura f/1.5 que consigue resultados mucho mejores por la noche.

En cuanto al vídeo, Samsung adopta la cámara súper lenta que ya vimos en Sony, capaz de capturar 960 fotogramas por segundo y que ahora llega con detección de movimiento para grabar con esta frecuencia solo en el momento necesario.

Este sí es un punto donde hemos encontrado diferencias y que queremos explotar del Galaxy S9.

El precio, la clave en estos momentos y la verdadera diferencia

Llegamos al final de la comparativa y al final, como todo, el precio que hay que pagar actualmente por cada terminal puede ser decisivo.

En la actualidad comprar un Samsung Galaxy S8 en Amazon es posible por unos 500 euros, algo impensable para el Galaxy S9 de momento, y que para verlo a un precio de este tipo aún habrá que esperar unos cuantos meses.

El precio oficial del Galaxy S9 es de 849,90 euros. Hay más de 300 euros de diferencia entre ambos y solo un punto por el cual podemos recomendar el cambio de un terminal a otro: la cámara. Quizás pensarás que sea suficiente, pero es 300 euros, son muchos euros…

Es cierto que puedes conseguirlo un poco más barato, por ejemplo en Amazon España, pero aún la diferencia sigue siendo muy notable.

Todos los aspectos restantes son muy parecidos y realmente consideramos que no merece la pena el cambio a no ser que te sobre el dinero y seas un auténtico friki de la tecnología.

Si actualmente tienes un Samsung Galaxy S8, el cambio al Galaxy S9 te aportará actualizar un poco antes a Android Ptener un sensor de huellas más accesible y una de las mejores cámaras del mercado.

Nos cuesta recomendar el cambio, aunque nuestra opinión es diferente si vienes de un Galaxy S7 Edge.

De terminales como un S7 o móviles de otros fabricantes con más de 2 años, sí que recomendamos mucho más su compra. El Galaxy S9 no deja de ser uno de los mejores móviles del mercado actual y si te lo puedes permitir, adelante, pero ten en cuenta todo lo que hemos comentado.

Síguenos en Facebook o en Twitter para estar informado de la última hora o si tienes instalado Telegram de nuestro canal oficial para no perderte nada de lo que publicamos.