Después del fiasco con el Galaxy Note 7, muchos analistas dudaban de que la compañía coreana se atreviera a sacar al mercado una nueva versión. Recordamos que el fallido intento con el Note 7, ha generado a la compañía más de $3000 millones de pérdidas a Samsung, y lo que es peor aún, una pérdida de reputación que ha hecho cambiar de marca a muchos usuarios.

Pero lejos de amilanarse, D.J. Koh, el jefe de la división móvil, ha confirmado a CNET que “traerá un Samsung Galaxy Note 8 mejor, más seguro e innovador“. De esta forma quedan zanjadas las especulaciones y rumores sobre la llegada de un nuevo Note. La pérdida de prestigio de la familia Note tras el caso Note 7, indicaban que no existiría ningún modelo más de la gama, y situaban el futuro del S-Pen en manos de modelos superiores del futuro Galaxy S8, más como accesorios secundarios que con la relevancia que desde 2011 Samsung le ha dado como herramienta corporativa y de productividad.

note 7- note 8

¿Cuál ha sido el verdadero problema del Note 7?

Se llegó a decir de todo. Por un lado que la explosión de las baterías se debía a fallos en el diseño (un terminal demasiado delgado para una batería con alta capacidad), mientras que otros analistas especulaban con fallos a nivel de hardware o software. Hoy sabemos después de muchas investigaciones por parte de Samsung, que el fallo real se encontraba en las baterías. Para llegar a esta conclusión, 700 investigadores e ingenieros recrearon procesos de carga y descarga con unos 200000 dispositivos y unas 30000 baterías de ion-litio para detectar y analizar los fallos.

Samsung se disculpa en varios periódicos de EE.UU. por su fallido Note 7

¿Los usuarios seguirán siendo fieles a este modelo?

Una de las causas que Koh explica es la fidelidad que durante todo el proceso han observado por parte de poseedores de los Note. “A lo largo de la investigación nos dimos cuenta de la gran cantidad de usuarios fieles a los Note“, declaró. Muchos usuarios se negaban a devolver sus terminales tras el recall, por lo que la compañía y operadoras tuvieron que tomar decisiones drásticas, a pesar del peligro y riesgo de explosión.

En Estados Unidos, el recuento oficial de devoluciones es del 97 por ciento, pero Tim Baxter, presidente del brazo estadounidense de Samsung, dice que el volumen de teléfonos retirados de uso está en realidad cerca del 99 por ciento, porque más de la mitad de las unidades restantes ya no están conectadas a redes celulares. “Estamos presionando para llegar a ese 100 por ciento”, dijo.

Con el paso del tiempo quizás este traspiés para Samsung suponga un fortalecimiento a nivel interno de la compañía. Estamos convencidos de que Samsung Galaxy Note 8 volverá a ser, sin duda, de lo mejor de 2017 en el mundo de las phablets, y a buen seguro que nos sorprenderán tanto a nivel técnico como de diseño con uno de sus modelos estrella.

¿Qué te parece la decisión tomada por Samsung de retomar el Note? ¿Apostarías por un Note 8 libre de problemas o has perdido la confianza en la compañía?