Todos los rumores apuntan a que el gigante de Redmond tiene un importante proyecto para 2019: una Xbox One S económica que vendrá sin unidad óptica.

Por el momento no existen fechas concretas, pero han explicado al detalle cómo piensa cubrir la compañía la carencia del lector de discos en dicha consola.

A raíz de la noticia de que Sony no asistirá al E3 el año que viene, los planes de hardware de Microsoft para 2019 probablemente serán una gran victoria para la marca y para los jugadores. La compañía planea lanzar una consola actualizada el próximo año, pero este dispositivo no estará en la familia Scarlett, de acuerdo con personas familiarizadas con los planes de la compañía.

Los dispositivos Scarlett son las consolas de próxima generación de Microsoft y no se esperan hasta 2020, pero en 2019, la compañía planea lanzar una consola sin disco. Y si esto te pone nervioso porque tiene una gran colección de discos físicos para su Xbox actual, Microsoft lo tiene cubierto.

Como habréis podido imaginar esa Xbox One S económica sin unidad óptica vendrá con un disco duro de 1 TB y recurrirá al formato digital y a la tienda online de Microsoft para dar acceso al catálogo oficial de la consola, ¿pero qué ocurre con aquellos que quieran comprarla y tengan juegos en formato físico? Pues muy sencillo, según la fuente de la noticia el gigante de Redmond abrirá un programa en el que participarán tanto sus Microsoft Store como otros minoristas autorizados que permitirá a los clientes llevar sus juegos para obtener códigos de descarga.


Microsoft ha adquirido Obsidian Entertainment e InXile Entertainment


Dicho de otro modo, si tienes juegos en formato físico de Xbox One, Xbox 360 o Xbox que quieres utilizar con esa Xbox One S económica solo tendrías que llevarlos a un minorista autorizado para recibir códigos de descarga, sin más.

La supresión de la unidad óptica puede sonar como un cambio demasiado radical, pero lo cierto es que en general es perfectamente viable. Hoy por hoy todos los juegos de Xbox One necesitan pasar por un proceso de instalación y de actualización, se ha perdido ese valor único que tenían las consolas de introducir el disco y jugar, así que la transición a una plataforma sin unidad óptica es mucho menos dramática.

Entendemos que no sería totalmente viable en algunos mercados, pero esto no cambia el hecho de que pueda funcionar como complemento de la versión estándar de la consola.

Por otro lado es importante tener en cuenta que la eliminación de la unidad óptima podría ayudar a Microsoft a reducir de forma notable el precio de la consola.

Actualmente una Xbox One S de 1 TB con un juego actual (como Shadow of the Tomb Raider) tiene un precio de 299,99 euros. Pues bien, esa Xbox One S económica sin unidad óptica podría costar 100 euros menos, lo que significa que ese mismo pack pasaría a costar 199,99 euros.

Es un precio muy bueno, sobre todo si tenemos en cuenta todo el catálogo de juegos que ofrece la consola del gigante de Redmond y las ventajas de las que disfruta frente a un PC gracias al trabajo de optimización de los desarrolladores.

 

Junto a ese modelo sin unidad óptica se comenta que la compañía podría lanzar otra variante de bajo coste, aunque con un enfoque diferente. Esta otra Xbox One S económica mantendría la unidad óptica, pero vendría con una importante revisión a nivel de hardware que permitiría a Microsoft reducir el precio de venta. Su llegada se produciría a finales de 2019.

En cuanto a Scarlett, Microsoft todavía está tratando de decidir si esa consola incluirá una unidad de disco, pero debería tomar la decisión final en breve.

Fuente | Thurrott

Síguenos en Facebook o en Twitter para estar informado de la última hora o si tienes instalado Telegram de nuestro canal oficial para no perderte nada de lo que publicamos.