Samsung acaba de presentar sus dos nuevos sensores ISOCELL de 32 y 48 Megapíxeles y 0,8 micrometros. ¿Estamos ante el sensor que llevará la cámara del futuro Galaxy S10?

Estamos viendo en los últimos tiempos como el apartado fotográfico cada vez cobra más importancia para los fabricantes de dispositivos móviles. La guerra en el apartado fotográfico se ha hecho notar en los últimos lanzamientos: el Huawei P20 Pro, el Mate 20 Pro o el iPhone XS Max.

huawei-P20-Pro
Huawei P20 Pro y sus 3 sensores en la parte trasera.

Samsung parece haberse quedado razagada en esta batalla, por lo que debe dar respuesta a sus rivales con un apartado fotográfico a la altura de los mejores. Para ello llevan un tiempo trabajando en nuevos sensores, que estamos convencidos, que volverán a ponerlos en la cima de los mejores dispositivos del mercado en este apartado.

La demanda de sensores de imagen ultra pequeños y de alta resolución está creciendo a medida que los teléfonos inteligentes evolucionan para ofrecer experiencias de cámara nuevas y más emocionantes para los usuarios”, dijo Ben K. Hur, vicepresidente de mercadeo del sistema LSI en Samsung Electronics. “Con la introducción de nuestros sensores de imagen de vanguardia Samsung ISOCELL Bright GM1 y GD1 de 0.8 ?m, estamos comprometidos a continuar impulsando la innovación en las tecnologías de sensores de imagen“.

¿Qué novedades traen estos sensores ISOCELL?

Los nuevos sensores son el ISOCELL Bright GM11, de 48 Megapíxeles y el Bright GD1, de 32 Megapíxeles. Su principal novedad es el minúsculo tamaño de los píxeles, de tan solo 0,8 micrómetros (tan sólo apuntar que el S9 eran de 1,4 micrómetros). El tamaño de los módulos fotográficos es el gran beneficiado de esto, ya que ahora pueden ser más pequeños, y por consiguiente el smartphone también puede ser más delgado.

Samsung-ISOCELL-Bright-GM1GD1

A medida que las cámaras se están convirtiendo en una característica distintiva clave en los dispositivos móviles de hoy en día, los fabricantes de teléfonos inteligentes se enfrentan al desafío de adaptar múltiples cámaras a los elegantes diseños de sus últimos productos emblemáticos. Con un tamaño de píxel reducido, los nuevos sensores brindan una mayor flexibilidad de diseño, permitiendo a los fabricantes de módulos de cámara construir módulos más pequeños o empacar más píxeles en los diseños existentes y, por lo tanto, permiten a los fabricantes de teléfonos inteligentes maximizar la utilización del espacio en teléfonos inteligentes delgados y sin marco.

Los sensores GM1 y GD1 se basan en la última tecnología de aislamiento de píxeles de la empresa, ISOCELL Plus, que optimiza el rendimiento especialmente para píxeles de dimensiones más pequeñas, lo que los convierte en la solución ideal para las cámaras de súper resolución.

Además, gracias a la tecnología Tetracell, donde cuatro píxeles se fusionan para funcionar como uno solo para aumentar la sensibilidad a la luz, el GM1 y el GD1 pueden brindar una sensibilidad a la luz equivalente a la de un sensor de imagen de 1.6 ?m-pixel a una resolución de 12 Megapíxeles y 8 Megapíxeles, respectivamente. Los sensores también admiten la estabilización electrónica de imágenes (EIS) basada en Gyro para una captura de imágenes rápida y precisa.

Lanzamiento a punto para, ¿el Galaxy S10?

Se espera que en las próximas semanas empiece la producción a gran escala de los nuevos sensores, listos para ser implementados en los nuevos terminales de 2019. El gran candidato para estrenarlos es el Galaxy S10, que todo apunta que será presentado en el MWC del próximo mes de febrero.

Galaxy S9 ISOCELL
Así es la cámara trasera del Galaxy S9.

De ésta manera, el buque insignia de la gama S pasaría de tener una cámara principal de 12 Megapíxeles a una de 48 Megapíxeles. Un gran salto, pero que no se aleja demasiado de, por poner un ejemplo, los 40 Megapíxeles del Huawei Mate 20 Pro.

Que no te quepa duda, la batalla en los tope de gama, se libra en el apartado fotográfico.

Fuente | Samsung