Connected Watch, el smartwatch de TAG Heuer

TAGHeuer ha anunciado lanzamiento de su reloj inteligente Connected Watch del que ya os hemos hablado en algunas ocasiones. Se trata de un modelo de alta gama que entra en el segmento smartwatch e introduce a Android en el sector del lujo.

Está claro que llegan nuevos tiempos en el mundo de la relojería. Cuando las marcas de gama alta comprenden la necesidad de entrar en el sector de los smartwatch es porque algo se cuece.

Marcas como Samsung, LG, SonyAsusXiaomi, Huawei, Motorola y recientemente Fossil, incluso Casio apuesta por los smartwatch. No hay empresa tecnológica metida en el campo de la telefonía que tenga ya o bien tenga intención próximamente de presentar en el mercado un smartwatch.

La competencia es feroz, y los precios se estabilizan poco a poco en torno a los 250 euros. No es el caso del Connected Watch de TAGHeuer cuyo precio de venta de 1.350 euros lo aleja del gran consumo a la vez que introduce a la plataforma Android Wear en el sector del lujo, un nicho también importante que pretende cubrir Google.

TAG Heuer es la primera apuesta en el sector más premium de los smartwatch. No quiere correr riesgo en cuanto a diseño y por eso decide que debe jugar con el archiconocido Carrera. A partir de aquí el Connected Watch ofrece una esfera de titanio de 46 mm y una pantalla de zafiro de 1,5 pulgadas con resolución nativa de 360 x 360 píxeles. Utiliza un procesador Intel Atom con 1 GByte de memoria RAM.

Cuenta con conectividad Wi-Fi y Bluetooth, con soporte para conectar a terminales Android e iOS. Incorpora un sensor de movimiento que ofrecerá información de distancia o calorías y aplicaciones específicas del fabricante, además de las utilizables de Android Wear, incluyendo el asistente por voz Google Now con el micrófono que incorpora.

Su batería es de 410 mAh (al igual que el LG Watch R o el LG Watch Urbane) para alcanzar hasta las 25 horas de autonomía, según el fabricante.

Recordamos que no el más caro del mercado, rivales como el Apple Watch Edition (modelo de oro) supera los 10.000 dólares.

La marca también ha anunciado un programa de reemplazo en el caso que su reloj inteligente no llegue a convencer por completo a su comprador. Existe la posibilidad de que dentro de dos años el cliente podría cambiarlo por un reloj mecánico abonando 1.500 dólares. Los dos pagos son equivalentes al coste de un TAG Heuer Carrera actual que supera los 3000 dólares.

Nos gusta

  • El diseño, sigue el modelo Carrera, y eso lo hace único dentro del mundillo de los smartwatch.
  • Que las marcas suizas apuesten por este sector.
  • La posibilidad de cambio abonando la diferencia.

No nos convence

  • No es un modelo que mejore otros existentes en el mercado. Ni incluye un procesador más potente, ni más memoria RAM ni tan siquiera más batería.
  • El precio, demasiado elevado. Pagamos el cristal de zafiro y la marca.

¿Qué te parece la nueva apuesta de TAG Heuer? ¿Crees que merece la pena?